Ubicación y Geología

La Finca El Patriarca y Santa Ana de la Albaida está situada en una de las laderas de accseo al Cerro de la Cárcel, en cuya cumbre se encuentran Las Ermitas de Córdoba, lugar de retiro y peregrinación desde el siglo IV.
 

Arroyos

Identificar el nombre de los arroyos que discurren por la finca es una tarea compleja. A excepción de Valdegrajas, suelen omitirse en los mapas topográficos y cambian de nombre en distintos expedientes. El Arroyo de El Patriarca, hoy sólo visible en la zona noroeste de la finca, se puede encontrar bajo el nombre de Arroyo de la Cueva (plan catastral 1927). El Arroyo de El Alcornocal (también llamado de Santa María) y el de Santa Ana aparecen como linderos de la finca o fincas colindantes en distintos recursos. El Arroyo de las Víboras está documentado en la Cartografía Militar del Ejército de Tierra y del Aire, actualizada en 2018 (VER CROQUIS ADJUNTO) 

El Alcornocal y el de las Víboras muestran un rico bosque de galería, y en menor proporción lo presenta el trayecto visible del Arroyo de El Patriarca. Alcornoques, acebuches y encinas pueblan la mayor parte del terreno, observándose olivar en las zonas más limítrofes. Grandes algarrobos salpican la finca y una tupida alfombra de estrato arbustivo tapiza el terreno (cornicabra, lentisco, jaras, adelfas). No encontrar pinos o abetos es la mejor señal de que esta vegetación ha sido escasamente manipulada por el ser humano.

La ladera

Por esta ladera, cruzada por tres arroyos, transcurren varios caminos que permiten llegar a las Ermitas, en el Cerro de la Cárcel, lugar espontáneo de peregrinación de los cordobeses.

Ya sea de paseo, haciendo footing, a bicicleta o a caballo, se trata de un lugar con un gran poder de magnetismo y empatía al que acudimos casi de forma
impulsiva. Se desconoce el motivo por el que los ermitaños eligieron este lugar de retiro desde el siglo IV, pero lo más significativo es que hubo ermitaños hasta los años 50 del pasado siglo XX.

Geología

La zona más alta está dominada por afloramientos rocosos datados del
Cámbrico, y por toda la Finca se encuentran conglomerados rojos del Triásico. Ambas formaciones son de gran valor a nivel internacional.

Destaca que esta zona era la "playa" cordobesa del océano Tetis.
Playa que dio lugar a sedimentos calcáreos, a las calizas del Mioceno, que fueron utilizadas en la construcción de numerosos edificios históricos de Córdoba. Los fósiles son el "compañero de camino" por toda la extensión de ambas fincas.

En la sección "ENLACE Y CONTACTO" se puede obtener información bibliográfica adicional.



En este mapa se localizan las principales referencias arqueológicas, naturales y constructivas que se referencian en distintos apartados de la web.