HISTORIA

La finca de El Patriarca aparece como tal en el año 1898 derivada de las expansiones y segregaciones de tierras que sufre el Señorío de la Albaida desde el siglo XIII. Se estima que su nombre se debe a uno de los arroyos que cursaban la zona, Arroyo de El Patriarca, que también aparece en otros recursos como Arroyo de la Cueva (catastro 1927). Por su proximidad a la zona de la Arruzafa es de suponer que ambas fincas tuvieron similar destino desde época árabe. Anterior a esta época se cree que podría existir una villa romana o palacio visigodo.

Cauce del Arroyo de El Patriarca (vuelo Americano A, años 40)  


En la sección "ENLACE Y CONTACTO" se puede obtener información bibliográfica adicional.


Tierras de Fernando III tras la conquista de Córdoba en 1236 (Mapa Topográfico Nacional, 1896)

La Arruzafa, antes de la construcción del Parador Nacional (Archivo Municipal de Córdoba)

Camino de las Ermitas (Rafael Romero Barros, 1875)

José Ramón de Hoces y González de Canales (Córdobapedia)

Rafael Guerra Bejarano (Julio Romero de Torres, 1900) 

Luis Jesús Fernández de Córdoba (Wikipedia)

Visita de Francisco Franco a Córdoba en 1963 (Cordobahoy) 

Casilda Fernández de Córdoba y Rey (Geneanet) 

Límites del Parque Urbano (adesalambrar.com)  

1010. Abderramán I ocupó la finca de La Arruzafa hasta el año 785, posteriormente fue ocupada por los distintos emires, existiendo referencias a Mohamed I (852-886) y a Almanzor (978). En 1009 se desencadena la guerra civil, Fitna de al-Ándalus, que supuso la caída del Califato Omeya y el advenimiento de los reinos de taifas. Esta guerra se inicia con un levantamiento popular en Córdoba que llevó a distintas sucesiones en el califato (Hisham II, Muhammad II al-Mahdi, Sulaimán) y a la destrucción de Medina al-Zahara y Medina al-Zahira en 1009. Wadih (997-1011) oficial de origen eslavo de Almanzor, gobernador de la Frontera Media del al-Ándalus y posteriormente lugarteniente de Hisham II, ordena en 1010 la destrucción de la Arruzafa, que termina siendo arrasada, quemada y todos sus árboles talados, de ahí que se desconozca actualmente la ubicación exacta de los palacios de Al-Zahira y de la Arruzafa.

1236. Tras la conquista de Córdoba, Fernando III se adjudica las tierras que se extienden desde el Arroyo de las Piedras hasta el Arroyo Valdegrajas (aproximadamente desde el Barrio del Naranjo hasta Santa Ana de la Albaida), lo que incluiría lo que hoy conocemos como El Patriarca y la Arruzafa.

1238. El rey dona esta propiedad a Juan de Funes (militar conquistador de Córdoba) y se crea el Señorío de la Albaida.

1365. Leonor Sánchez de Funes (biznieta de Juan de Funes) contrae matrimonio con Pedro González de Hoces, apellido que ostentará el Señorío hasta finales del siglo XIX.

1417. La finca estaba salpicada de cuevas, desde la Arruzafa hasta la Albaida, y ocupadas por ermitaños desde el siglo XIII. El Convento de San Francisco de la Arruzafa se crea en el año 1417 con la intención de agrupar y dar cobijo a los ermitaños, cediendo el Señorío de la Albaida el terreno para su construcción, hoy Parador Nacional.

1454. Pedro González de Hoces (hijo del matrimonio anterior) anexiona al Señorío de la Albaida numerosas fincas creando el Mayorazgo de la Albaida. La extensión en este año se estima que ocupaba desde Medina Azahara y Córdoba la Vieja hasta el Barrio del Naranjo, las Ermitas, Turruñuelos, Tablero y Arruzafilla, entre otras tierras.

1875. Rafael Romero Barros pinta el cuadro "Camino de Las Ermitas", en el que se identifican algunas construcciones que podrían pertenecer a la finca, pues el antiguo camino de Las Ermitas transitaba por este terreno.

1893. Tras numerosas anexiones y segregaciones José Ramón de Hoces y González de Canales (XX y último Señor de la Albaida, I Duque de Hornachuelos) adquiere de su hermana las fincas de Santa Ana y El Patriarca, quedando reunidas bajo el nombre de Albaida. En esas fechas la hacienda tendría tres fincas contiguas: Albaida, Santa Ana y Patriarca. Es la primera vez que se tienen datos documentales haciendo referencia al nombre actual de la finca.

1898. La finca de El Patriarca se deslinda de Santa Ana, y se registra independiente de la Albaida, detallándose, entre otros, los siguientes límites: Las Ermitas (norte), Arruzafilla (sur), Arroyo Alcornocal (oeste), Brillante (este).

1898. Este mismo año José Ramón de Hoces y Losada (II Duque de Hornachuelos), vende el Patriarca a Rafael Guerra Bejarano (el torero "Guerrita"). Hasta esta fecha no se identifican construcciones relevantes en la finca.

1899. En el plano catastral de 1899 aparece la indicación de "Casa del Guarda".

1900. Se estima que a principios del siglo XX es cuando se edifica la primera casa-cortijo de El Patriarca, construcción que omiten los Mapas Topográficos Nacionales hasta el año 1969, pero que era visible en las imágenes aéreas de los años 40 y 50.

1953. Rafael Guerra Sánchez (hijo de "Guerrita") vende la finca a Luis Jesús Fernández de Córdoba (Duque de Medinaceli, Duque de Cardona).

1952. Expedientes de licencias de obras mayores del Ayuntamiento de Córdoba a nombre del Duque de Medinaceli podrían referirse a la construcción del nuevo y actual Cortijo de El Patriarca, mucho más próximo a la carretera de Las Ermitas (Urbanización El Patriarca). Puede haber un error de fechas en los expedientes consultados, pues sería lógico que este expediente de 1952 tuviera fecha posterior a la venta de la finca en 1953.

1956. Francisco Franco realiza en abril una visita privada a la Finca El Patriarca para almorzar con los duques de Medinaceli, en un viaje hacia Sevilla.

Años 60 y 70. Se suceden diversas segregaciones de tierras colindantes. Pasa a propiedad de Casilda Fernández de Córdoba y Rey (duquesa de Cardona, hija de Luis Jesús Fdez. de Córdoba), esposa en segundas nupcias de Antonio Guerrero Burgos (primer matrimonio con Alfonso Castillejo y de Ussía, Marqués de Aldama).

Años 70 y 80. Se suceden calificaciones de suelo urbano, urbanizable y no urbanizable. Incluso se acometió parte de su urbanización (calles, hoy carriles), que fue detenida. Los propietarios en 1978 ofrecieron 63 hectáreas al Ayuntamiento para la creación de un parque natural. Litigios no han faltado en todo este proceso (informes de especialistas, reclamaciones de grupos ecologistas, juicios), los cuales se han prolongado hasta el año 2019

1981. En el escrito del profesor Juan Fernández Haeger (Dpto. de Ecología de la Universidad de Córdoba) se solicita al Ayuntamiento de Córdoba que impida la urbanización de El Patriarca. Aporta que la zona central de la finca (entre el Arroyo del Alcornocal y de las Víboras) se corresponde con un bosque relicto de los que habría en el Valle del Guadalquivir, siendo uno de los mejores conservados de la provincia, que lo dota de un altísimo valor ecológico, proponiendo su protección. En 1982 se redacta un informe técnico detallado por parte de este mismo departamento. 

1998. La finca pasa a propiedad de Casilda Ghisla Guerrero-Burgos y Fernández de Córdoba (Duquesa de Cardona).

2015. Desde este año aproximadamente la finca tiene un huésped, "okupa" o nuevo ermitaño, que parece haber cambiado el ruido social por el sonido y tranquilidad de la naturaleza.

2016. Destaca un informe detallado de Diego Jordano Barbudo y Rosa Casillas Domingo (Área de Ecología, Universidad de Córdoba) en el que se exponen los valores ecológicos y paisajísticos de El Patriarca, incluyendo una propuesta de su puesta en valor: Parque Periurbano.

2019. Se resuelven todos los litigios y El Patriarca pasa a ser Parque Urbano, con una extensión de 60 hectáreas.