CORTIJOS Y CASAS

La finca no ha poseído una casa-cortijo hasta finales del siglo XIX o inicios del siglo XX, que es cuando se registra de forma independiente y es adquirida por Rafael Guerra Bejarano ("Guerrita"), como desvelan los datos topográficos y las imágenes aéreas que se exponen a continuación (ver croquis adjunto para la localización de antiguas construcciones y carriles). También nos encontramos bancos, alcubillas y una torre transformador, entre otras construcciones.


Primera Casa del Guarda y caminos desde Córdoba

Se desconoce desde cuando existiría esta casa, pero aparece indicada por primera vez en el Mapa Topográfico Nacional de 1896 ("Casa del Guarda de El Patriarca o Albaida"), por lo que su construcción se deduce que pertenecería al último Señor de la Albaida (José Ramón de Hoces y González de Canales), no ilustrándose en el mapa ningún cortijo.

Se aprecian dos caminos que, partiendo de las proximidades de la actual Plaza Amadora, conectan la finca con la ciudad. Uno de ellos se dirige a esta casa del guarda (próxima a la actual carretera de las Ermitas) que en otros documentos se denomina "Camino de San Francisco" (catastral 1927) o "Camino de la Gregoria" (catastral 1899). El otro camino discurre en dirección noroeste hacia la finca y gira hacia el oeste donde se construirá a inicios del siglo XX el primer cortijo (Rafael Guerra Bejarano) bajo el nombre de "Camino de la Albaida" (aparece como Camino de El Patriarca en 1927), que comparte trayecto con el antiguo "Camino de las Ermitas" que dibujaría Rafael Romero Barros (1875).


Primer Cortijo, carriles, bancos y alcubilla

El primer cortijo de El Patriarca puede datar de inicios del siglo XX atribuyéndose su construcción a Rafael Guerra Bejarano (el torero "Guerrita"). Algo más al norte se construye una segunda casa del guarda, y ambas edificaciones conectaban con la primera casa del guarda mediante dos carriles, alto y bajo (catastral 1950).

En las imágenes de los vuelos Americanos A y B se aprecia la estructura del Cortijo (de unos 40x40 metros), próximo al antiguo Camino de Albaida, así como la segunda casa del guarda (ambas entre los arroyos el Alcornocal y el de las Víboras). También se identifica la primera Casa del Guarda.

Estas edificaciones y carriles persisten probablemente hasta los años 70 (mapa soviético, 1975), quedando derruidos en las imágenes de finales de los 70 y años 80 (Vuelo Interministerial y Nacional).

Actualidad. De este primer cortijo sólo existen restos esparcidos, una especie de alberca, un amplio empedrado y escombros de construcciones anexas (posiblemente molino, acequia y/o corrales para ganado). El carril alto casi ya no se identifica, pero el carril bajo aún es transitable (mantiene tres conducciones para salvar arroyuelos). De la construcción que existía más al norte, segunda casa del guarda, queda algún resto de paredes y escombros (esta zona no está incluida en el Parque Urbano). Salpicados por un sector de la finca se encuentran 5 bancos hechos de ladrillo, que podrían corresponderse a un sendero-paseo antiguo. También existe una alcubilla en las proximidades del Arroyo de El Alcornocal.


Actualidad. Esta casa del guarda ha desaparecido por la Urbanización de El Patriarca, pero era visible en las imágenes aéreas de los años 40, 50, 70 y 80. El antiguo Camino de las Ermitas y el Camino de la Albaida, que pintara Rafael Romero Barros, ya no se identifican. La actual carretera de las Ermitas también se denominó "Cerca de El Patriarca", "Camino de los Lagares" y "Camino de las Ermitas".  



Restos del primer cortijo de El Patriarca.

Carril bajo de El Patriarca


Segundo cortijo

Posiblemente en los años 50-60, coexistiendo con el anterior, se inicia la construcción del nuevo cortijo, a unos 200 metros al sur de la primera casa del guarda, que puede corresponder con el expediente de licencia de obras mayores de 1952 a nombre de los Duques de Medinaceli, existiendo en 1960 y 1964 dos expedientes más a nombre del Marqués de Aldama (esposo de Casilda Fernández de Córdoba y Rey), que podrían corresponder con una ampliación del cortijo. A nivel topográfico el cortijo es identificable en el mapa soviético (1975) y en los vuelos Interministerial y Nacional de los años 70 y 80. Actualmente este cortijo, propiedad de Casilda Fernández de Córdoba y Guerrero-Burgos, se ubica entre las viviendas de la urbanización El Patriarca.


Lindes

La finca El Patriarca ha ido sufriendo ampliaciones y segregaciones de fincas colindantes, algunas de las cuales aún son visibles. En el norte de la finca, próxima a la carretera de las Ermitas, nos encontramos con el muro que la separaba de los terrenos de la finca Melero Ato. Hacia el noroeste se encuentra una zona de olivar que tiene un murete circundante en su costado oeste y sur, siendo una porción del Arroyo de El Patriarca la que lo limita al este. Esta linde continua paralela al arroyo y gira hasta perderse en la carretera de las Ermitas, correspondiendo a la finca Vista Alegre (catastral 1950). Al oeste existía un vallado, visible en algunos tramos, que la separaba de la finca Santa Ana.

Desde los años 70 (vuelos Interministerial y Nacional, capturas de Google Maps) se aprecia una construcción, de unos 7x36 metros, anexa al primer cortijo, con función posiblemente ganadera-agrícola, que sigue siendo visible.

Torre transformador

En la zona este del Parque Urbano nos encontramos con una antigua torre transformador, existente posiblemente desde los años 50.


Colector-conducción en la zona norte del cauce del Arroyo de El Alcornocal.

Resto de una linde en el norte de la finca de Santa Ana de la Albaida.